Guía de Compra - Bolsas y maletas

Como elegir una maleta

Aspectos básicos
A la hora de escoger una maleta, debemos tener en cuenta ciertos aspectos básicos que nos lleven a elegir correctamente. En primer lugar, lo esencial es comprar una maleta realizada con material blando o duro. Ten en cuenta que depende mucho de lo que vayamos a hacer. De esta forma, las maletas realizadas con material duro están especialmente recomendadas si en su interior hay material frágil, mientras que las maletas realizadas con tela o un material más blando están recomendadas para las que en su interior llevan cosas que pueden ser manipuladas sin problemas. Además de este importante punto, debes tener en cuenta la seguridad de la maleta: ¿Tiene simplemente cremalleras o es más segura de lo habitual? ¿Tiene un candado con contraseña o incluso otros dispositivos de seguridad más importantes? Según para lo que vayamos a usar nuestra maleta, será necesario fijarse más en su seguridad o no.

Tamaño y otros
Claro está, otro de los puntos fuertes y muy importantes a la hora de escoger una maleta es fijarse en su tamaño. ¿Vamos a necesitar una maleta grande, mediana o pequeña? Depende, claro está, de su uso, aunque mayormente lo que se recomienda es una maleta mediana si simplemente queremos una para emergencias y no para un viaje concreto. Además, ten en cuenta que, si vamos a viajar y tenemos el hotel lejos, es esencial que las maletas tengan ruedas, para, de esta forma, poder movernos de un sitio a otro sin problemas. Las ruedas pueden ser tanto laterales como horizontales, aunque lo que importa realmente es su material: Se recomiendan ruedas de goma con rodamientos antes que las ruedas de plástico. De hecho, la gran mayoría de maletas hoy por hoy llevan ruedas, aunque también es recomendable que tengan un buen asa (o dos, para poder ponerla en horizontal y vertical, de forma indistinta) para poder cogerla cuando las ruedas causen mucho ruido o sean incómodas. Además de estos factores, queda por tener en cuenta el factor del color o el estilo de la maleta, algo muy secundario pero que puede coonvertirse en un detalle muy importante si tu color favorito es el rojo o el verde y te hace ilusión tener una maleta de este estilo (no desesperes: ¡Existen!).

Como elegir una bolsa

Tipos
Hay diferentes tipos de bolsas, a pesar de que en el fondo todas sean similares. Una bolsa que no pegue contigo, al fin y al cabo, puede ser un error terrible. Algunos de estos tipos son, por ejemplo, la hobo, con forma de media luna y blanda (Cuidado con no llevar nada que pueda romperse): Perfecta para cualquier situación. También está la wristlet, que se trata de una bolsa que se debe llevar alrededor de la muñeca, muy pequeña y con un toque de estilo que le permitirá llevar colores fuertes. Las bolsas clutch no tienen tirantes, siendo así una excepción a la gran mayoría de las bolsas, y, pese a su tamaño reducido (o gracias a él), son perfectas para llevar por la noche debajo del brazo. Otro tipo de bolsa es la tote, grande y abierta en la parte superior, con un compartimento y poco más. La bolsa satchel, por su parte, tiene un corto tamaño de asas y el fondo plano, pudiendo utilizarse en cualquier momento. Por supuesto, hay muchas peculiaridades en las bolsas, que hace que elegir una no sea tan fácil como parece.

Según tu cuerpo
Como todos los accesorios de moda, lo cierto es que también en el mundo de las bolsas podemos encontrar ciertas recomendaciones para que nos queden bien dependiendo de nuestro tipo de cuerpo. Por ejemplo, si nuestro problema es que somos de caderas anchas y tirando a gorditas, lo mejor es escoger bolsas que nunca lleguen a la parte grande de nuestro cuerpo: Si tenemos los pechos grandes, por ejemplo, el asa debe llegar más debajo de la cintura. Además, los ángulos de las carteras deben estar marcados para marcar una estructura. Si tu problema es el contrario, que eres una chica delgada y pequeña, debes evitar las bolsas grandes, ya que te harán parecer más pequeña de lo que eres. Si eres delgada pero también alta, puedes escoger las bolsas grandes, evitando, precisamente, las de tamaño pequeño. Así, tu cuerpo se verá más grande. Si te matas en el gimnasio y tienes un cuerpo atlético y con pocas curvas, un bolso redondo te hará parecer más voluptuosa, llena de curvas y sexy.

Al irse de viaje

Qué tener en cuenta
En primer lugar, al irse de viaje hay que tener varias cosas en mente antes de comprar una maleta que nos sirva para dicho viaje. En primer lugar hay que fijarse en la duración del viaje. Obviamente, una maleta pequeña apenas si nos dará para cuatro días, y si vamos un par de semanas a algún destino, lo mejor es utilizar una maleta grande. Además, para escoger tanto el tamaño de la maleta como su calidad, tendrás que ver cuántas personas viajarán, a qué lugar y, sobre todo, el medio de transporte: Si el viaje es largo, se recomienda una maleta resistente, y si es corto, se puede llevar una maleta mucho más manejable. Ten en cuenta que, si vamos en avión, aunque normalmente nos dejan facturar dos maletas, un equipaje de mano no puede superar el tamaño de 55x40x20, medidas que algunas compañías de viajes low cost llevan hasta el extremo.

Consejos
Ten en cuenta que la maleta, ya en el destino, debe poder ser maniobrable fácilmente: No tiene que ser complicado llevarla por la calle, de la misma forma que no tiene que ser difícil cerrarla o utilizar sus cierres de la mejor forma posible. Además, ten en cuenta que antaño se llevaba mucho lo de tener un “juego de maletas” útil en cada ocasión, pero hoy en día el equipaje es bastante más barato y escoger se ha hecho mucho más sencillo, ya que podemos ir exactamente a la maleta que buscamos.