Guía de Compra - Juguetes

Juguetes educativos

A la hora de comprar un juguete para tu hijo, debes fijarte en primer lugar en su edad, ya que lo más normal es que, a medida que vaya creciendo, vaya escogiendo él mismo sus juguetes, mientras que de pequeño nosotros los debemos escoger por él. Lo mejor que se puede hacer es mezclar juegos entretenidos, solo para la diversión del pequeño (ojo, hay más: Además, mejorará sus habilidades psicomotrices y sociales, además de hacer crecer su imaginación) con juegos educativos y didácticos. Los juguetes educativos ayudarán a que los niños aprendan rápida y fácilmente, mientras están, la mayor parte del tiempo, quietos (ya sea leyendo, ya sea jugando concentrado). Los juguetes didácticos, por su parte, tienen una diferencia básica con los juguetes educativos: Se trata de un refuerzo a lo que ya tiene el niño, en lugar de ser un juguete para incitarle al aprendizaje.

 

Juegos de mesa

Los juegos de mesa son un clásico básico del entretenimiento familiar. Piensa que este sector ha evolucionado mucho con los años, y a los juegos más clásicos (Monopoly, Trivial Pursuit, etcétera) se le suman muchos juegos más modernos y a los que los niños pueden empezar a jugar cuando se hacen más mayores y basados en la concentración, la inteligencia y el uso coherente de las cartas y los objetos que se le dan. Algunos ejemplos de estos nuevos juegos de mesa pueden ser Los Colonos de Catán, Carcassonne, Aventureros Al Tren, Munchkin o Jungle Speed, estando recomendados para ejercitar, cada uno, diferentes capacidades del niño (inteligencia, reflejos, estrategia, imaginación, etcétera).

 

Muñecos y figuras

Una de las mejoras formas de estimular la imaginación de un niño es hacerle jugar con muñecos y figuras variados, ya que podrá revivir las aventuras de sus héroes favoritos, y no solo eso, sino también personajes originales, como las clásicas muñecas de trapo, que les ayudarán a crear historias propias y, sobre todo, a hacer que su imaginación crezca más rápido que nunca. Además, puedes jugar con él e incentivar que dicha imaginación crezca. Cuando el niño sea más pequeño, querrá más estímulos visuales, por lo que comprar juguetes que suenen o se iluminen no es una mala opción. Sobre el resto de juguetes y muñecos capaces de hablar o hacer todo tipo de cosas, depende mucho de los gustos de quien se lo compre.

 

Puzzles y otros

Otro de los juguetes con el que los niños jugarán más a menudo, y que servirá para ejercitarles mentalmente, son los puzzles. A la hora de comprar uno solo debes tener en cuenta la complejidad de este, pues debe suponer un reto, pero en ningún momento tan frustrante que lleve al niño a dejar de hacerlo. Un puzzle de cuatro piezas será muy complejo para un niño de doce años, pero uno de cuatro mil será igualmente frustrante para el mismo niño. Se trata de encontrar una complejidad apta para todos, y que no termine con el ego del niño. Lo mismo ocurre con el resto de juguetes, como los rompecabezas o los juguetes electrónicos: Deben estar adaptados al nivel de dificultad que exige el niño, o ligeramente superior, pero en ningún momento comprarle algo que no sea apto para su nivel de edad (o madurez intelectual). Ten en cuenta, eso sí, antes de comprar cualquier cosa, que tenga niveles de seguridad para que tu hijo no se atragante o corte por equivocación o negligencia de la propia empresa. ¡Ya solo te queda sentarte y disfrutar con tu niño!