Guía de Compra - Deportes acuáticos

Equipo general

Deportes acuáticos
Escoger un deporte acuático es una de las mejores formas de perder peso, ganar músculo o, simplemente practicar un deporte diferente y con el que podrás sorprenderte mientras amplías horizontes. Desde las complicadas cabriolas de la natación sincronizada hasta las maravillas que podrás encontrar bajo el agua al practicar buceo, lo cierto es que los deportes acuáticos precisan de diferentes equipos, no pudiendo utilizar uno para todos ellos. Es por ello que, a la hora de escoger uno para practicar, es recomendable estar seguro para no comprar equipo que no volvamos a utilizar.

¿Traje de neopreno o seco?
Una de las partes del equipo para practicar deportes acuáticos que más se repite en estos es la del traje, que nos protegerá del frío o de unas condiciones de clima duras. Para escoger este traje podemos escoger entre uno de neopreno o uno seco. El más habitual es el traje de neopreno, que ofrece unos resultados excelentes a un precio barato, pero el precio no debe determinar nuestra elección. Si la temperatura del agua es mayor de 20 grados, bastará con un traje de neopreno corto o licra, mientras que si la temperatura oscila entre los 15 y los 20 es mejor un traje largo, con más grosor en pecho y extremidades. Finalmente, si las temperaturas descienden de 15 grados, debes comprar un traje de neopreno 4/3, pudiendo pasar a un traje 5/3 o 5/4 si las condiciones son muy duras. Por otro lado, la ventaja del traje seco es que no deja pasar el agua en absoluto, protegiendo la entrada de aire y, por tanto, disminuyendo la entrada de aire. Pero el traje seco no solo se queda ahí, ya que nos ofrecerá más libertad de movimientos que el traje de neopreno. Eso sí, ten en cuenta que solo se aconseja donde realmente hace mucho frío, con temperaturas más bajas de 15 grados. La elección es tuya y solo tuya.

Buceo

Aletas
A la hora de practicar el buceo es vital que nuestro equipo sea de calidad. Y como parte principal de este equipo, son vitales las aletas, que servirán tanto para impulsar al buceador bajo el agua como para hacer más sencillo su desplazamiento, bajando el esfuerzo necesario para bucear. Los modelos son, básicamente, tres. Las primeras, de zapatilla cerrada, que se ajustan al talón. Las segundas, de talón abierto, que se adaptarán mejor al pie. Finalmente, las altas, que se ajustan al tobillo. Para comprar una buena aleta debes fijarse en que su anchura sea suficientemente correcta para desplazarse, además de ser rígidas. No debe faltar el hecho de tenerlas en buen estado, para lo que se debe lavarlas con agua dulce y guardarlas en sitios frescos y sin humedad.

Gafas de buceo  y tubo
Las gafas de buceo, requisito indispensable para ver bajo el agua, deben tener algunos elementos obligatorios: Por ejemplo, deben permitir pinzarse la nariz y que la presión no ceda a nuestros oídos y, claro está, que el cristal de seguridad sea inastillable. Además de esto, a la hora de comprarlas debemos tener en cuenta que se ajuste a nuestra cara sin hacernos daño y, finalmente, si precisamos hacernos con gafas de buceo graduadas, una opción más cara pero factible en caso de ser buceadores muy prolíficos. Estas gafas deben ir unidas al tubo, que nos permitirá respirar sin sacar la cabeza del agua, gracias a una longitud de varios centímetros que debe combinarse con una boquilla con la que podamos estar cómodos. Se aconseja comprar tubos flexibles en lugar de rígidos (sobre todo para que duren más tiempo).

Natación

Equipo
A la hora de hacer natación, el deporte acuático más clásico, será necesario comprar un equipo en condiciones. Por ejemplo, un bañador que te quede, dentro de la comodidad que debes sentir, más ajustado, ya que, de lo contrario, frenará nuestro avance. En el caso femenino, se debe decidir si se prefiere un traje de una pieza o un bikini, siendo el primero el preferido para las competiciones de natación. Además, debes hacerte con un gorro, que dependerá de la edad. Los niños deben usar gorros de tela, que no les tiren del pelo, y los más crecidos gorros de látex y silicona, más gruesos y duraderos. También son útiles las chancletas, especialmente para no coger enfermedades por los pies.

Gafas de piscina
Aunque las gafas de piscina no son tan importantes como las de buceo, lo cierto es que cada vez son más necesarias, especialmente si lo que queremos es pegarnos un baño en la piscina propiamente dicha, ya que así evitaremos el cloro entre en los ojos (o la sal, en caso de estar en el mar). Estas gafas deben escogerse según las necesidades de cada cual, pudiendo ser graduadas, con protección para rayos ultravioleta (en caso de bañarnos en el mar) o ajustadas, perfectas para la piscina, donde tendremos que tener cuidado para no pasarnos y para no quedarnos cortos.

Otros deportes acuáticos

Remo
Existen otros deportes acuáticos para los que coger otro tipo de material. Por ejemplo, para practicar el remo, ya sea en grupo o individual (destacando algunas posibilidades como el kayak o las traineras vascas) precisaremos de la propia embarcación (en caso de poder costeárnosla), dos remos preparado para dicha embarcación y una boga, que medirá el número de remadas al minuto, que debe estar entre 32 y 40, aproximadamente, además de la velocidad que dichas remadas alcanzan.

Surf
A la hora de comprar una tabla de surf se debe hablar largo y tendido, sobre todo teniendo en cuenta que esta tabla debe ser adaptada a las diferentes temperaturas del agua gracias a una cera aplicada con un peine especial, que ayudará al surfista a quedarse encima de la tabla cuando llegan las olas. Además, es necesario tener una camiseta de licra o poliéster (para evitar heridas al caer al agua), además de una correa que nos fije a la tabla, bolsas para llevarla y multitud de pequeños accesorios que harán nuestra experiencia surfera mucho más interesante.