Planchas

Guía de Compra - Planchas

Vapor

Aunque hay otros tipos de planchas en el mercado, las planchas básicas son las planchas con salida de vapor, aunque teniendo cuidado: Si el tejido es muy delicado, es aconsejable que tu futura plancha tenga la posibilidad de eliminar dicha opción. El vapor conseguirá que los tejidos se ablanden y, de esta forma, el planchado sea perfecto y las prendas aparezcan lisas y suaves. Si quieres que las arrugas de la ropa se quiten rápidamente, esta es la mejor opción posible. La otra opción, además de las planchas de vapor, son las planchas de caldera, pero no dejan la ropa tan bien ni son demasiado recomendables.

Potencia

Aunque las planchas, hoy por hoy, pueden superar los 2400 vatios, lo cierto es que con 1800 vatios ya vale para poder planchar con muy buena calidad. Sobra decir, claro está, que a más potencia, más chorro de aire y, por tanto, mejor calidad. Piensa bien en la potencia que precisas al comprar una plancha, ya que, si no tienes mucha ropa que planchar o prefieres un planchado lento, quizá te convenga una plancha incluso de menos de 1800 vatios. También debes tener en cuenta la cantidad de vapor que la plancha puede dispersar, pudiendo ser constante (30 gramos por minuto) o con un golpe de vapor (80 gramos por minuto). Este último se recomienda para esas arrugas imposibles de quitar. Además, recuerda que hay algunas planchas de vapor que hacen que incluso éste pueda ir el vertical, perfecto para alisar cortinas sin tener que quitarlas y ponerlas de nuevo después.

Suela

La mayor parte de planchas que encontrarás en el mercado tienen suelas de aluminio, que funcionan muy bien, aunque te pueden dar algún problema después de su uso, como que la ropa termine pegándose a la suela de la plancha, haciendo más difícil su planchado. Si quieres una calidad al cien por cien, con suelas más resistentes y antiadherentes, se recomiendan las suelas cerámicas, que puede tener una suela de aluminio extra para planchar la ropa más delicada con menos rapidez, aunque si se termina por usar mucho, puede causar los mismos problemas que la suela de aluminio tradicional.

Capacidad del depósito

De la capacidad del depósito en una plancha dependerá que tengas que pararte a rellenarlo cada poco tiempo, algo que puede ser muy incómodo. Por eso, es recomendable que el depósito sea lo más grande posible, aunque ello conlleve un incremento tanto en el precio como en el peso de la plancha (no quieres una plancha muy pesada, obviamente, y menos aún si tiene un depósito muy grande que ser llenado). Para que te hagas una idea, 200 mililitros es el mínimo que deberías exigir en una plancha, y más de 400 puede terminar haciendo que pese demasiado.

Otros

Ten en cuenta que las planchas pueden tener otras funciones y características muy interesantes. Por ejemplo, un sistema antigoteo y de autolimpieza, bastante común, te ayudará mucho a la hora de conservar tu plancha, aunque debes tener en cuenta que existen otras funciones que ayudarán a que tu plancha sea más segura, como el piloto que se apaga cuando la plancha llega a la temperatura perfecta. Echa un vistazo a las últimas innovaciones y recuerda que no tienes por qué comprar la plancha con más características, sino la que más se adapte a ti y tu estilo de vida.