Guía de Compra - Batidoras

Tipos de batidoras

Las batidoras no son ya más las típicas batidoras clásicas: Ahora están plagadas de posibilidades. Y, como prueba, los diferentes tipos de modelos existentes. En primer lugar, tenemos las batidoras de brazo, las más clásicas, que tienen la gran ventaja de ser fáciles de limpiar y ocupar muy poco espacio. Además, pueden meterse en el propio recipiente donde se esté cocinando para terminar de batir, en el caso de que no haya terminado de batir todo como debiera. Si se quiere algo más de complejidad, a esta batidora de mano se le pueden añadir accesorios variados. Por su parte, las batidoras de vaso hacen que la comida se haga en el vaso mezclador, trabajando así muy rápido y pudiendo batir comidas de gran cantidad. A cambio, hacen mucho ruido, pero es algo por lo que se puede pasar viendo su genial eficacia. Las batidoras amasadoras, por su parte, son las batidoras más cercanas al robot de cocina: Son muy resistentes y versátiles, aunque solo se recomiendan en el caso de tener un gran comedor, ya que no permiten tener en ella pequeñas cantidades.

Potencia

Debe ser importante, a la hora de elegir una batidora, que escojas correctamente aquella con la potencia que necesites para trabajar en la cocina: Ni más ni menos. Cuanta más potencia, menos sobrecarga para el motor. Así, si vas a utilizar mucho la batidora, se recomienda que tenga mucha potencia, evitando un exceso de potencia (sobre todo para ahorrar un poco de energía y dinero a fin de mes, ayudando a proteger el medio ambiente). Debes tener en cuenta que, a mayor potencia, más velocidades de batido, algo que muchas recetas precisarán. El mínimo exigible son los 150 watios, y el máximo, 1000. Piensa que es posible que tu batidora, si es demasiado potente, dure menos, pero si le das buen uso te durará lo mismo que una batidora con una potencia más baja.

Peso y limpieza

Debes tener en cuenta que la batidora, por grande que sea, debe ser ligera para poder moverla de aquí para allá y que, de hecho, usarla sea algo manejable y no tenga una gran complejidad. Ten en cuenta que la batidora de brazo la sostenemos en vilo, por lo que debe ser fácil de manejar para que no nos cueste realizar las tareas. También debe ser fácil de limpiar, recomendado especialmente las batidoras de acero inoxidable, ya que podrán desmontarse y meterse fácilmente en el lavavajillas. Recuerda que las batidoras de brazo se limpian de forma notablemente más sencilla que el resto de batidoras.

Accesorios

Hay muy diversos accesorios que se pueden sumar a una batidora normal, pero destacan algunos como las varillas de acero, los picahielos, vasos de diferentes capacidades o, sobre todo, diferentes tipos de cuchillas y varillas para batir. Basta con fijarte en que sean accesorios de calidad y que no se puedan romper o estropear fácilmente. También es básico que se puedan limpiar fácilmente, o de lo contrario se puede mezclar el sabor de comidas.