Guía de Compra - Vajilla de mesa

Para comer

En una cocina hay varias cosas que no pueden faltar. Una de esas grandes imprescindibles es una vajilla completa, con diferentes platos y cubiertos que poner sobre la mesa. En primer lugar, debes tener en cuenta que la elección de tu vajilla debe depender de ti, aunque no está de más comprar más platos de los que piensas que vas a usar, todos en el mismo estilo y de la misma colección, para no desentonar. No olvides que debes comprar platos hondos y llanos, y no solo eso: Para tener una vajilla completa debes tener también platos de postre y de café, más pequeños pero que terminarás usando. En cuanto a los cubiertos, no puedes dejar de comprar varios tenedores, cucharas y cuchillos, entre los que son imprescindibles una cuchara de sopa (la más grande y honda), otra de café y otra de postre; un tenedor de carne, otro de marisco y otro para postre; un cuchillo de carne y otro de pescado. Recuerda que conviene que los cubiertos estén en consonancia con los platos y el resto de la vajilla, para causar buenas sensaciones.

Para beber

A la hora de beber debes también tener en cuenta que vas a servir los vasos con cierta vajilla, así que procura que estén conjuntados o, al menos, no servir unos platos muy elegantes con unos vasos de plástico. Existen, claro está, diferentes tipos de vasos y tazas, y deberías tener por lo menos uno de cada: Vasos grandes para servir agua y refrescos, vasos más pequeños para servir vino, tacitas para café… Además, cada bebida alcohólica precisa su propio vaso, por lo que debes elegir muy cuidadosamente tu vajilla teniendo en cuenta lo que se va a beber. Entre otras elecciones más inusuales tenemos vasos de chupito, de tubo, para Martini, para margarita, para champán o para brandy, aunque lo normal no es tener este tipo de vajilla, sino de más calidad. Ten cuidado también con el material de los vasos, y procura que, si el cristal es de Bohemia o de gran calidad, se trate con mucha delicadeza, ya que los vasos pueden romperse fácilmente.

Para cocinar

Sin embargo, lo más importante en una cocina y sin lo cual no podríamos cocinar, es, obviamente… ¡Las baterías de cocina! Si algo no debe faltar en tu hogar es una gran profusión de sartenes, ollas, cacerolas y cazos de todos los tamaños. Eso sí, no te dejes llevar por el precio: En muchas ocasiones, merece más la pena comprar un utensilio para cocinar en el que la comida no se pegue que un utensilio para cocinar que sea extremadamente barato, ya que en estos puede que la comida se pegue o que se rompa en menos tiempo. En este caso, como podrás imaginar, lo barato puede salir muy caro. Además de los utensilios para cocinar de todos los tamaños (¡que muchas veces se venden como pack!), no puedes dejar de hacerte con un delantal para que no manches nada de tu ropa. ¡Ya solo queda probar tu pericia como cocinero!