Mobiliario de almacenaje

Guía de Compra - Muebles de almacenaje

Elegir mobiliario

Elegir el mobiliario de tu hogar no tiene por qué ser una tarea aburrida: Es tu forma de dejar un estilo personal en tu casa. De hecho, la mayoría de la gente quiere tener un estilo decorativo cohesivo, por lo que puedes divertirte escogiendo tus nuevos muebles con mucho cuidado. Incluso aunque compres solo un sofá o una estantería, debes pensar en cómo encajan en tu casa y en tu estilo decorativo a largo plazo.  Piensa cuidadosamente, ya que, por ejemplo, si utilizas colores neutrales desde el principio, esta es una base muy flexible, mientras que un mobiliario más colorido te permite crear un estilo más personal.

Mobiliario para el salón

El salón es el lugar donde socializas y te relajas, muy normalmente el centro de la vida en un hogar. Y dentro de esta vida, el lugar más importante es el sofá. Si tienes un salón grande, un sofá esquinero grande que permita que muchos estén en él puede ser una buena elección. Si tienes menos espacio, preferirás un sofá de dos plazas. Estos sofás deben ser de la calidad suficiente como para aguantar un uso frecuente durante muchos años. Ten en cuenta, además, que deben ser muy cómodos: La comodidad del sofá es un factor importantísimo. Y si te cansas de él… ¡Siempre puedes cambiar su tela en lugar de comprar uno nuevo! Además, no te olvides de la posibilidad de un sofá cama. Junto al sofá puedes tener una mesa para cenar, generalmente con sillas iguales para invitar a familia y amigos a una buena comida. Si quieres invitar a mucha gente, no puedes dejar de lado la opción de comprar una mesa extensible. Normalmente en la sala tendrás también una televisión, que, si no cuelgas de la pared, necesitarás poner en una mesa para televisión. Si la televisión se pone enfrente del sofá, tienes que hacer que se parezca a la mesilla de café.

Mobiliario para el dormitorio

Para tu habitación, obviamente, necesitarás en primer lugar una cama. La cama puede ser una inversión importante tanto en tu casa como en tu calidad de vida. Una cama cómoda de buena calidad incrementa las posibilidades de dormir bien. Pero ojo, porque la cama más cara no tiene por qué ser la mejor para ti. Además, es una buena idea probar diferentes tipos de camas antes de tomar una decisión, siendo la mejor aquella que pegue con tu tipo de cuerpo y otras necesidades. Si quieres comprar una cama para ti y tu pareja, ten en cuenta que, dependiendo de vuestros gustos, puedes escoger dos colchones, uno grande o dos camas separadas. Si lo que quieres amueblar es más similar a un estudio, necesitarás sin duda una mesa, cuyo tipo dependerá de tus necesidades y de lo grande o pequeño que sea el estudio en sí. Si trabajas desde casa, probablemente quieras una gran mesa con longitud ajustable, pero si solo quieres un sitio en el que poner tu ordenador, una mesa pequeña debería ser suficiente. Y no te olvides de una mesa ergonómica y cómoda que poner cerca de la mesa.