Webcams

Guía de Compra - Webcams

Resolución

Webcams con resolución HD
Hoy en día la resolución de las webcams puede llegar a sorprendernos, ya que las más avanzadas están casi al nivel de una cámara fotográfica digital.
Si bien la primera webcam nació con una resolución de 128 x 128 píxeles, diseñada por dos programadores hartos de encontrar la cafetera de la oficina vacía cada vez que se acercaban a ella, actualmente la resolución estándar de las webcams llega hasta los 8 megapíxeles para fotos, y al formato HD para la captura de vídeo, es decir, 1280 x 720 píxeles como mínimo.


En cuanto a las lentes, las hay de diferentes tipos. Las webcams más comunes suelen tener lentes plásticas, pero es posible conseguir una webcam con lentes de muy alta calidad, como por ejemplo de la firma Carl Zeiss. Y aunque más raras, también es posible encontrar webcams que toman imágenes en 3D para verlas en el monitor con los clásicos anteojos de dos colores desarrollados para este uso.


Los sensores de imagen de las webcams de alta gama suelen ser del tipo CCD, mientras que los CMOS son más usuales en las webcams económicas. Si bien esto es importante para quienes buscan máxima nitidez en la resolución de las imágenes, en general todas las webcams tienen muy buena resolución y transmiten unos 30 fps (fotogramas por segundo).

Conexión

Conexión e instalación de las webcams
Por lo general, casi todas las webcams se conectan al ordenador a través de un cable USB del tipo 2.0. Ésta es la conexión más rápida posible para tu webcam. De este modo, la transmisión de datos desde la cámara hasta el ordenador es prácticamente instantánea. Y, dependiendo de la conexión a Internet que poseas también lo será la transmisión al PC con el que nos conectemos remotamente, sea cual sea el programa de mensajería que utilicemos.


Aunque menos usuales, existen otros tipos de conexión para las webcams. La más cómoda y "limpia", ya que no requiere de cables, consiste en conectar la webcam a través de BlueTooth. Sin embargo este tipo de conexión siempre es algo más lenta que la conexión por cable. De este último tipo, también existen webcams con conexión Ethernet, las más utilizadas en sectores industriales, preferentemente para control de procesos.


La instalación, a su vez, se realiza al conectar el cable USB tanto a la webcam como al ordenador. Es importante asegurarse de tener el sistema operativo apropiado. En general, los más nuevos ya cuentan con los controladores necesarios para que las webcams puedan funcionar adecuadamente. Si planeas conectar tu webcam a un sistema operativo algo antiguo, te convendrá buscar webcams que traigan un CD con los drivers correspondientes para instalarlos.

Retoques

Con el software de las nuevas webcams es posible hacer retoques en tiempo real
Como dijimos antes, la calidad de imagen que proporcionan las nuevas webcams es asombrosa. Pero esto no queda ahí. Con las webcams disponibles actualmente en el mercado y los programas que incluyen, es posible retocar la imagen en tiempo real.


Así, además de realizar una teleconferencia a través de la webcam, podemos sentirnos casi como estrellas de cine, ya que con el software de las webcams podemos corregir el balance de luz y aumentar la luminosidad para dar un efecto casi etéreo, o estirar la imagen verticalmente para bajarnos de forma automática unos kilitos. Incluso es posible hacer que el software de las webcams corrija automáticamente las arrugas de nuestro rostro, al aplicar un difuminado automático sobre la imagen.


También hay webcams que poseen una luz incorporada a modo de flash, pero continuo, y un sistema de enfoque y seguimiento automático del objetivo para que, por ejemplo, la webcam nos mantenga siempre enfocados mientras nos movemos frente a ella, ya sea porque estamos en la cocina preparando la cena, o yendo y viniendo por la oficina.

Uso

Webcams y teleconferencias: las distancias ya no existen
Gracias a las webcams las distancias ya no son lo que eran. La utilidad de las videoconferencias es casi infinita. Podemos estar más cerca de los seres queridos que viven lejos, y compartir con ellos un almuerzo-cena (teniendo en cuenta la diferencia de horarios) o incluso un cumpleaños entero conectados unas horas a través de la webcam. También en la vida familiar las webcams se han vuelto un dispositivo enormemente útil al ofrecer la oportunidad de seguir desde el monitor de la oficina el sueño del bebé que ha quedado en casa bajo la vigilancia de los abuelos o niñeras, para así sentirnos algo más seguros.


En el ámbito empresarial, podemos hacer negocios y realizar teleconferencias múltiples de modo que, gracias a las webcams, varias personas se conecten simultáneamente desde los más alejados puntos del globo. Cada participante puede ser visto a través de su webcam, a la vez que ve y escucha a dos, tres o más participantes.


Incluso ahora se está afianzando cada vez más la modalidad de tomar clases con un profesor situado en otro país, sirviéndose de la velocidad y comodidad de las webcams, sin mencionar la gran utilidad que suponen para que las personas sordomudas puedan comunicarse mediante el lenguaje de signos a través de las webcams.

Origen y diseño

Origen y diseño de las webcams
Las webcams son uno de los accesorios más difundidos dentro de la oferta actual de periféricos para ordenadores. Si buscas webcams que te sirvan para los quehaceres básicos, no importará demasiado dónde y por qué compañía haya sido fabricada. Hasta los modelos más genéricos y baratos de webcams cumplen más que satisfactoriamente el simple rol de comunicar imágenes a través del software de nuestro PC.


Pero si lo que estás buscando es una webcam con una alta definición o con un diseño de vanguardia, te convendrá acotar tu búsqueda entre los fabricantes de marcas internacionalmente reconocidas. Los años de investigación que las grandes compañías suelen invertir en el desarrollo de su tecnología, ya se trate de webcams o de cualquier otro equipo electrónico, garantizan de un modo casi automático la superioridad frente a otras webcams de marcas menos reconocidas.


Esto también se aplica al diseño de las webcams. Tanto en lo funcional como en lo estético, es posible encontrar gran variedad de webcams, desde modelos súper tecnológicos en refinados colores oscuros o cromados, pasando por las webcams divertidas de colores vibrantes, hasta llegar a tiernos peluches-webcam con el objetivo oculto.