Monitores

Guía de Compra - Monitores

Tipos

Hoy por hoy, los monitores de los ordenadores no tienen nada que ver con los monitores de antaño. Esto es: Olvídate de esos monitores CRT con pinta de antiguos televisores de tubo y ponte a pensar en nuevas siglas que quizá no sepas diferenciar tan fácilmente. Por ejemplo, los monitores LCD nos darán una gran calidad al tener un consumo de energía reducido. Se recomiendan, claro está, los monitores LCD en HD o Full HD. Los monitores LED, por su parte, utilizan, como su propio nombre indica, LEDs para la luz trasera del monitor, bajando aún más su consumo energético y consiguiendo, a la vez, más brillo. Los monitores de plasma gastan más electricidad, pero, especialmente al principio, se ven tremendamente bien, aunque terminan por perder brillo. Finalmente, debes pensar en los monitores OLED y AMOLED, que solo iluminan los píxeles cuando deben iluminarlos, consumiendo así menos energía que el resto de monitores. Especialmente recomendados están los monitores AMOLED.

Resolución

A la hora de escoger un monitor debes fijarte en dos cosas básicas: Primero, en el ratio, o, lo que es lo mismo, la forma de la pantalla. Hoy por hoy lo más normal es encontrarte con monitores en formato panorámico 16:9, pero aún sigue habiendo de 4:3 o de 16:10. Depende de tus gustos, aunque debes saber que 16:9 está cada vez más cerca de ser el estándar de la industria. Segundo, la resolución. En este caso está bastante claro: Cuanta más resolución tengan los monitores, mejor. Claro está, siempre acorde con lo que tenemos pensado gastarnos. Por ejemplo, con un monitor que acepte FullHD (1920 x 1080), podremos ver películas y jugar videojuegos en este formato, aunque es posible que no lo necesites. Piensa bien en la resolución que necesitas antes de comprar un monitor, pues puedes gastarte mucho dinero comprando algo que no necesitas… o quedarte corto.

Tamaño

Es importante fijarte en el tamaño de tu monitor, y una vez más depende el uso que darás de él: Si lo utilizas solo de vez en cuando para navegar por Internet, te valdrá con un monitor de entre 15 y 20 pulgadas, pero si lo utilizas para ver películas y jugar videojuegos a alta revolución, posiblemente precises más de 24 pulgadas. Si lo que vas a hacer es editar vídeo o diseño, querrás un monitor mucho más grande.

A fijarte

Debes fijarte también en otras características de los monitores. Por ejemplo, el contraste y brillo que tengan: Cuando más, mejor se verá si elegimos que se ilumine fuertemente (claro, que también gastaremos más energía). Otro de los campos en los que fijarse es en la calidad del monitor: Su material, los acabados, si parece frágil o no… Tampoco dejes de fijarte en si la pantalla tiene material antireflectante (muy útil, especialmente en verano) y en sus conectores, recomendando especialmente la salida HDMI, para poder ver vídeos en HD.

Tiempo de respuesta

El tiempo de respuesta es la diferencia de tiempo entre que se va una imagen y aparece otra. Se recomienda hoy por hoy un ratio de 5 ms (o incluso menos), aunque, si no puede ser, es casi obligatorio tener menos de 15 ms. Más de esa cifra haría que se pudiera dejar una pequeña imagen residual que puede llegar a molestarnos, especialmente si somos jugadores de videojuegos en PC.