Guía de Compra - Calzado hombre

Tipos de zapatos para hombre

Debes tener en cuenta, a la hora de escoger un zapato para hombre, que pueden dividirse no solo por el material (que normalmente suele ser de piel, y en el caso de la suela, el cuero o materiales sintéticos), sino también por la punta del zapato, que puede ser circular o redondeada (dejando un gran acomodo del pie), cuadrada (que deja un confortable espacio por los lados), ovalada (los más usados en trabajos formales) o fina (incómodo para el pie a no ser que el usuario ya esté acostumbrado a este tipo de punta). A la hora de ajustar los zapatos, también hay divisiones: Pueden ser mocasines, que se ajustan sin necesidad de otras cosas, con velcro (sencillo, pero también un tanto infantil), con cordones o con hebillas. Como se ve, no se puede hablar de “tipos de zapato” , sino de una combinación de diferencias. Existen algunos modelos, eso sí, como los mocasines o los Oxford.

Qué zapato elegir

Ten en cuenta que los zapatos es un calzado para hombre que mezcla dos cosas básicas: La elegancia y la comodidad. De nada sirve llevar un zapato muy cómodo si a la hora de la verdad pierde en cuanto a porte y elegancia, y viceversa. A la hora de elegir un zapato, la mayoría de la gente se decanta por una punta que no sea afilada, ya que los dedos sufren mucho a lo largo del día, por lo que se recomienda más utilizar zapatos de punta redondeada. Para evitar problemas con tus pies, una vez los tengas en tus manos debes probar a andar sobre superficies duras, para comprobar si te saldrán ampollas (es fácil saberlo: Si se sienten lugares calientes en el pie, ahí es donde saldrán). Ten en cuenta también que los pies se hinchan durante el día, así que no está de más cogerlos de una talla un poco más grande que la tuya para poder soportarlos sin problemas por la noche. Sobre el color, ten en cuenta lo que vas a llevar con él para combinar, razón por la que se suelen escoger zapatos oscuros, para que combinen bien con un traje negro.

Cómo elegir unas zapatillas

Por lo general, las zapatillas son la alternativa más cómoda a los zapatos, y el calzado favorito de la gente joven, ya que pueden llevarse tanto para correr como para ir a prácticamente cualquier lugar que no sea de excesivo lujo. Las zapatillas suelen dejar espacio para que el pie se asiente y permiten, como su propio nombre indica, realizar deporte sin problemas. Recuerda, claro, que al menos debes tener dos pares: Unas para salir a la calle y otras para entrenar, ya que éstas pueden tener problemas si se usan de forma contraria a la que están acostumbradas a ser usadas. No olvides cuidarlas bien, pues, aunque no sean zapatos lujosos, también merecen sus cuidados, como cambiarles las plantillas o airearlas de vez en cuando para evitar que el sudor las otorgue un olor particular.