Guía de Compra - Faldas

Tipo de faldas

Faldas principales
Los diferentes tipos de faldas imperan por las calles no solo en verano, cuando más podrían llevarse gracias a su comodidad y frescor, sino también en invierno gracias a las faldas largas, tan elegantes como sencillas de llevar. Hay que destacar, antes de nada, dos partes dentro de cada falda: El ruedo, que es el final de la falda, lo que la define en un tipo u otro, y la circunferencia que se ajusta a la cintura y que determinará nuestra talla. Estos dos conceptos son básicos para entender los tipos de faldas, ya que se harán continuas referencias a estos. Por ejemplo, la falda recta es esta en la que la circunferencia de la cintura y el ruedo tienen la misma medida. Este tipo de falda no suele tener ningún tipo de pliegue y suele tener un color homogéneo. En este sentido se puede considerar una variante, la falda “en A”, también conocida como falda evasé, lisa pero con la parte del ruedo aumentada unos centímetros; y la falda tubo, que solo pueden llegar las que ya estén acostumbradas a ella debido a su complejidad, dado que la parte del ruedo es más pequeña que la de la cintura. Además, dentro de estas faldas principales cabe destacar la  famosa minifalda, perfecta para provocar y despertar pasiones.

Otras faldas
Otras faldas muy conocidas son la falda tableada (conocida por los pliegues de la tela en su ruedo), la falda-pantalón (que, como su propio nombre indica, junta lo bueno de la falda con separación entre las piernas), la falda plisada (con pliegues variados y típica de vestidos de fiesta) o la falda de campana (muy amplia, perfecta para verano o bailes de gala). Otros ejemplos incluyen la falda campana (que se amplía en el ruedo después de estar ajustada en la zona de la cadera), la circular (que, como su propio nombre indica, hace una circunferencia absolutamente perfecta), el pareo (otra forma de llevar falda, atada a la cintura) o de volante, además de otros modelos menos comunes. Básicamente, hay muchísimos tipos de faldas. ¿Cuál es el tuyo?

El estilo

Elige el mejor tejido
A la hora de escoger un tejido, debes tener en cuenta, en primer lugar, el material. Hoy por hoy se considera que el mejor tejido para faldas es el algodón o la seda, gracias a su suavidad pero también a que deja transpirar el aire evitando así la sudoración. Si prefieres un tejido informal, puedes hacerte con una falda vaquera o algodón tejido, además de la lana ligera, perfecto para tu armario. Si lo que quieres es llamar la atención y llevar faldas estampadas en vivos colores y floreados, escoge algodón estampado o lino, que no solo te quedará perfectamente, sino que te dará una calidad y suavidad fuera de toda duda. Otro tipo de telas se quedan anticuadas, pero pueden ser una elección correcta, como el algodón a cuadros o la seda pintada, que darán un aspecto vintage y retro a tu ropa. En todo caso, huye de aquellos materiales demasiado elásticos y ajustados, ya que podría crear líneas horizontales en tu cuerpo, algo que queremos desechar a toda costa.

Cuidado con el color
A la hora de escoger una falda, también debemos fijarnos en el color de ésta, a no ser que lo que busquemos sea un estampado repleto de flores que, por qué no, puede quedarnos como anillo al dedo, especialmente en periodo estival y primaveral. Al igual que con la ropa, ten en cuenta que los colores oscuros (y los mate) pueden hacer que tu parte trasera y, en general, las piernas, se vean más pequeños, mientras que los colores claros y más transparentes o brillantes harán que se vean más grandes. El color que elijas también dirá algo de tu personalidad: Una falda roja suele ser propia de una chica atrevida, mientras que una falda verde o azul de una más tímida. ¡Combina tus colores sabiamente para dar rienda suelta a tu personalidad única!

Qué falda me queda mejor

Según tu tipo de cuerpo
A la hora de escoger una falda, debes tener en cuenta, en primer lugar, varias cosas. La primera, tus gustos personales, que obviamente son muy importantes. La segunda, tu edad: Si tienes una edad madura (pasados los 40), no es recomendable utilizar minifaldas si tus piernas no ayudan (si sigues teniendo las piernas de cuando eras adolescente, ¡ni lo dudes!). Si estás un poco gordita o rellenita, además de los colores oscuros que siempre son recomendables, debes tener en cuenta el largo de tu falda: Tus piernas no se deben ver muy gruesas, acabando al nivel de tus rodillas y no antes, evitando así que se vean tus muslos. Se recomiendan, por tanto, las faldas “en A”. Si tu problema es que eres demasiado delgada, lo más recomendable es llevar faldas con pliegues que creen volumen en tu cuerpo. En cuanto al color, tu gran defensa son los estampados grandes o las rayas horizontales, que te harán parecer con más volumen. Si lo que tienes son las caderas grandes, lo tuyo son las faldas sencillas y rectas, evitando las estrechas en todo momento, y a poder ser en tonos oscuros. En el caso contrario, si tienes poca cadera, compra faldas que tengan más volumen, como las de vuelo o las tipo globo.

Según tus piernas
Si tienes las piernas cortas y el tronco largo, debes escoger faldas lisas cuya longitud quede entre la media pierna y un poco sobre la rodilla, para tratar de dar sensación de alargamiento y longitud a las piernas. Si lo que te pasa, al contrario, es que tienes las piernas largas y el tronco corto, debes encontrar las faldas lisas y ajustadas a la cadera. En todo caso, siempre por debajo de la cintura y evitando las tablas y las marcas horizontales cerca de la cintura, como los cinturones. Si tienes los muslos gruesos, lo tuyo son las faldas con caída que queden sueltas y con tablas suaves para la piel.