Guía de Compra - Relojes

Tipo de relojes

Elecciones
A la hora de comprar un reloj nos encontraremos con no pocas elecciones que tomar, que pueden hacer que nos decidamos por uno o por otro. Para empezar, debemos elegir si preferimos un reloj de pulsera o de bolsillo. Aunque lo más común hoy en día es llevar un reloj de pulsera, los relojes de bolsillo tienen la ventaja del glamour, ya que desde siempre se han considerado como un símbolo de elegancia, además de un regalo perfecto en eventos sociales como bodas o comuniones. Otra de las elecciones que se debe hacer es la de escoger un reloj analógico o digital, una elección que hoy por hoy se basa más en los gustos personales que en las necesidades. Mientras que el reloj analógico te ofrece un aire de seriedad y mayor elegancia, los relojes digitales pueden incluir también novedades como GPS o calculadora, además de ser más fáciles de leer para los más pequeños. La última gran elección que hay que realizar es la de elegir un reloj de mujer o de hombre, aunque en este caso la elección es más que obvia, ¿no?


De cuarzo
El reloj de cuarzo es el tipo más común de relojes, ya que te ofrecerá precisión y estabilidad que otros relojes no pueden ofrecerte. De hecho, este tipo de relojes perderán tan solo un minuto al año, y te darán un cronometraje perfecto sin tener que darles cuerda, ya que funcionan mediante pila o batería, que tendrás que cambiar antes de que se termine (cada par de años, aproximadamente). Para saber diferenciar un reloj de cuarzo de uno mecánico debes fijarte en el segundero: Si se mueve a saltos, es de cuarzo. Si lo hace de forma continua, es mecánico.

Mecánico
Hoy por hoy, llevar un reloj mecánico no es algo que se haga por saber la hora, sino más bien como el reconocimiento a un trabajo artesanal y de calidad. Aunque cuestan más dinero que los relojes analógicos, los relojes mecánicos sí lucen mucho mejor en la muñeca, especialmente para los amantes del mundo de los relojes, ya que se puede apreciar en ellos un gran sentido del glamour, aunque es cierto que pueden llegar a perderse varios minutos en un mes, siendo así mucho menos preciso que el reloj de cuarzo. Hay dos tipos de relojes mecánicos: Los automáticos, que funcionarán mediante el movimiento de tu cuerpo gracias a un rotor que responde a éste, o los manuales, que necesitarán que les den cuerda todos los días para así funcionar sin problemas.

 

Extras

Calendario y otras funciones principales
Ten en cuenta que los relojes digitales pueden no dar tanta clase como los relojes analógicos, pero sí que tienen algo de lo que poder presumir: Las funciones extras que harán de tu reloj algo imprescindible en tu día a día. La primera, que también puede estar en los relojes que combinan lo analógico con lo digital, es el calendario, ya que pueden mostrar el día, el mes y el año, pudiendo colocar una alarma en la fecha que deseemos, incluso varios años más allá. Otra de las funciones más básicas de los relojes digitales son los relojes con cronómetro, que también te permitirá parar el tiempo o permitir que el tiempo siga corriendo y medir un nuevo segmento.

Otros
Los relojes más modernos pueden tener todo tipo de funciones: Si bien los relojes con calculadora o mando de televisión son clásicos, ahora podemos encontrar incluso relojes digitales con GPS, un gadget muy interesante, especialmente para los corredores, ya que mostrará tu lugar y los mejores lugares para correr. Además, tenemos otras opciones, como los relojes con taquímetro, una agenda repleta de datos (mucho más completa que los relojes antiguos) e incluso telemetro (que puede medir la distancia entre el reloj y otro objeto), altímetro, fases lunares, tiempo mundial (varios relojes) o, incluso, termómetro. Ten en cuenta que las muchas funciones de tu reloj digital pueden incluir desde dígitos más grandes hasta alarma con diferentes sonidos. Descubre las funciones particulares de cada reloj y sorpréndete con las grandes novedades de cada uno de ellos.

 

Consejos

Cómo llevar un reloj
No hay una forma especialmente adecuada de llevar un reloj de pulsera, ya que a cada uno le gusta de una forma diferente. ¿Te gusta más ajustado en la muñeca o que quede suelto? Cada opción tiene sus ventajas y sus desventajas: Por un lado, si te queda ajustado, podrás mirar la hora en todo momento solo con un giro de muñeca, al saber perfectamente dónde tienes la esfera del reloj. Por otro lado, si prefieres tener el reloj suelto, la esfera de éste puede estar debajo de tu muñeca y tener que girarlo, pero a cambio no sentiremos el reloj de forma opresiva en el brazo. Al final, lo más normal es encontrar lo que sea más cómodo para nosotros sin llegar a los extremos. La otra gran duda es saber en cuál de los brazos debe ponerse un reloj: ¿El derecho o el izquierdo? Se suele recomendar llevar el reloj en nuestra mano buena (derecha en los diestros, izquierda en los zurdos), aunque algún estudio ha sugerido que es mejor llevarlo en la mano derecha, ya que en la izquierda interferirá la polaridad de la pila con la del corazón, aunque sea de forma muy leve.

Material de la correa
Es vital encontrar un material para tu correa que no solo sea útil y cómodo para ti, sino que, además, te ofrezca una calidad sin duda alguna. A la hora de hacer un regalo, los materiales que más lucen son, claramente, las correas de oro (costosas pero con clase) y las de plata o acero (más comunes y baratas, con facilidad para cambiarse en caso de rotura). Otras opciones populares son las correas de cuero (un clásico, especialmente en marrón) y de plástico (más apta para relojes juveniles). Menos populares son las correas de tela o cuerda, que se venden tan solo en ediciones especiales para dar un toque común y callejero a las creaciones.