Guía de Compra - Láminas y Pósteres

Un cuadro para cada habitación

Si sientes que falta algo en tu hogar, mira en las paredes: ¿Echas en falta un cuadro? ¿Una pintura que aporte variedad a la variedad cromática de tu casa? Ahora tienes la oportunidad de escoger un cuadro que quede bien en tu hogar. Pero claro, ¿cuál elegir? ¿Cómo encontrar el cuadro que necesitas? Ten en cuenta que cada estancia de tu casa te pedirá un cuadro diferente. Por ejemplo, piensa en el recibidor y en la primera imagen que verán los que vengan a tu casa. ¿Cómo quieres que sea? No solo debe transmitir buenos sentimientos y calidez, sino que, además, debería decir algo sobre ti mismo. En la cocina, por ejemplo, siempre se recomendará un bodegón, con cuadros de comida, para mantener la armonía. En el dormitorio infantil o donde los niños pasen más tiempo se recomiendan los cuadros abstractos y creativos, para estimularles, mientras que en el tuyo debes poner uno que te guste, sin darle más vueltas. Finalmente, piensa en la sala de estar y el comedor, que pueden estar coronados por un gran cuadro, o por muchos pequeños, de la clase que elijas dependiendo de cómo esté distribuido tu hogar. Clásico o moderno, ¡la elección es tuya!

Cómo elegir

Hay muchos tipos de cuadros, y del estilo de tu casa depende que escojas unos u otros, así como sus marcos. Destacan con luz propia las pinturas abstractas, ya que ayudan a mantener una armonía visual sin tener que estar fijándose en la pesada imagen de un cuadro figurativo. En el lado contrario, se debe evitar como se puedan los autorretratos y las imágenes religiosas clásicas, ya que son propios de un hogar desfasado. A la hora de escoger tu cuadro piensa, en primer lugar, en el contraste que haga con el resto de la casa, que es muy importante: Crea colores fuertes frente a una pared blanca, pero además añade tonalidades afines con el resto del mobiliario. Si no quieres un cuadro abstracto en tu hogar, piensa en los cuadros figurativos, desde cuadros de personas hasta paisajes. Estos cuadros deben mantener una armonía de colores, ya que las paredes suelen estar pintadas de un solo color y ayudará a que la pintura no destaque sobremanera. Como idea, un díptico puede ser estupendo para las casas con un sofá grande, poniendo cada uno de los dos cuadros en un extremo del sofá, sin sobrecargar el ambiente de la casa.

Por qué un cuadro

Una láminano solo embellece un hogar: Además, muestra la personalidad y la forma de ser de los que están en la residencia. Por si esto fuera poco, dará un nuevo punto de atención gracias al contraste del que hablamos anteriormente. Una idea para que tu cuadro brille es la de iluminarlo por la noche con una pequeña bombilla (de luz amarilla), haciendo así que destaque en las reuniones de amigos. No olvides, además, que un marco (o la ausencia de él) es importante para que tu pintura esté acorde con el resto de tu hogar.