Guía de Compra - Televisores LCD

¿LCD? ¿LED?

Seguro que has escuchado estas siglas más de una vez, pero a la hora de la verdad no sabes si escoger una televisión u otra, o en qué se diferencian. Vamos a intentar ponerlo un poco más claro: Los televisores LCD son televisores de pantalla plana que hace años destronaron al plasma como el rey de las televisiones. Esto es debido a que su calidad es muy alta al utilizar una retroiluminación que permite ver la imagen realmente bien y a un precio asequible. Las pantallas LED, por su parte, no es sino una versión de los televisores LCD cuya retroiluminación se lleva a cabo con un LED. Esto ayuda a dar una mejor imagen y a bajar el consumo energético. Además, hace que la televisión sea más fina y menos pesada. Así pues, si el dinero no es un problema, deberías escoger un televisor LED con atenuación local (que creará colores más vivos y negros más profundos).

Resolución

Hoy por hoy, a la hora de hablar de resolución, hablamos de HD (alta definición) o de Full HD. Esta resolución determina la calidad de la imagen final, siempre dependiendo del formato en el que veamos las imágenes. El DVD solo podrá alcanzar la calidad HD, mientras que el Blu Ray sí que llega a Full HD sin problemas. En la televisión normal, existen emisiones en HD y otras que no aprovecharán para nada este sistema. La televisión HD cuenta con unos píxeles de 1366 x 768, mientras que el Full HD se queda en 1920 x 1080. Si la calidad de imagen es muy importante para ti, no dudes en hacerte con una televisión en Full HD, aunque ten en cuenta que está a la vuelta de la esquina el nuevo formato 4K, que puede hacerte cambiar la tecnología una vez más.

Tamaño de la pantalla

Fíjate bien en la separación que habrá entre el televisor y tu sofá, pues es posible que una pantalla grande no sea exactamente lo que necesitas (si hay poca distancia, puede llegar a hacerte daño). Además, una pantalla de más de 40 pulgadas pide tener Full HD, pues un simple HD puede hacer que se vean imperfecciones. De todas formas, hay un amplio espectro de pulgadas, desde las 32 hasta las más de 50, especialmente recomendadas para salones muy grandes y en los que poder disfrutar del cine en casa a lo grande.

El famoso 3D

Cada vez más a menudo, los televisores más modernos vienen acompañados de un par de gafas polarizadas y la posibilidad de ver las emisiones en tres dimensiones. Para subirse al carro del 3D necesitas una televisión 3D Ready, que, junto con las gafas y un reproductor en Blu Ray que también permita el 3D, te permitirá sentir que las imágenes salen al exterior. Estas gafas tienen más calidad que las que te dan en el cine, pero, a cambio, son más costosas en el caso de que se rompan o que necesites más para poder ver la televisión con más gente.

Imagen

Hay diferencias entre la imagen entrelazada y el escaneo progresivo, que deberás escoger en tu televisor LCD. La imagen entrelazada creará líneas horizontales y puede terminar con cansancio ocular (aunque a priori no notarás nada raro). El escaneo progresivo es la solución a la imagen entrelazada. Para diferenciarlo hay que fijarse en la letra que hay después de la resolución. Si es una “i”, será entrelazado, y si es una “p”, escaneo progresivo. Por lo general, se recomienda siempre éste, algo que hay que tener en cuenta. Finalmente, debes fijarte también en la velocidad de muestreo del televisor LCD o, lo que es lo mismo, sus herzios, las veces que la pantalla se “vuelve a pintar” en un segundo. Aunque anteriormente lo normal eran 60 herzios, hoy por hoy es normal encontrarse hasta 240 herzios. Cuando más se “repinte” la pantalla, menos cansaremos nuestra vista, por lo que se recomienda mucho superar los 120 herzios.