Guía de Compra - GPS

Mapas

A la hora de comprar un GPS, una de las primeras cosas que debes tener en cuenta es que los mapas físicos ya no volverán a ser necesarios para ti. Basta con encender el GPS para poder ver los mapas, saber en qué dirección debemos ir, etcétera. Ten en cuenta que los navegadores de los GPS ya vienen de fábrica con los mapas cargados, que a priori te permitirán ir a cualquier lugar, aunque en ocasiones pueden tener errores por nuevos trazados u obras largas que te impidan continuar el camino. Por suerte, para ello tenemos las actualizaciones online de los mapas, que, además, pueden indicar lugares de interés como gasolineras o restaurantes. Por lo general, el propio fabricante permitirá que te descargues estos mapas desde su propia página web.

Recepción de los satélites

No te asustes si, al encender tu GPS, se pasa un tiempo a oscuras: Lo que está haciendo es localizar los satélites para poder determinar tu posición exacta, algo imprescindible para calcular la ruta de forma correcta. Este tiempo de recepción dependerá del GPS, pudiendo encontrarse desde aparatos que tarden medio minuto hasta los que tardan más de cinco, siendo más recomendables, obviamente, los primeros, para poder iniciar la marcha lo antes posible. Uno de los factores decisivos en la capacidad de recepción de satélites es la cantidad de éstos que se puede captar, siendo cuatro el mínimo exigible para poder encontrarnos de forma precisa. A más satélites detectados, más precisión y calidad ofrecerá.

Cobertura del GPS

Los satélites GPS envían la señal mediante ondas electromagnéticas, que no traspasan paredes. Esto significa que, por lo general, no se recibe una señal correcta (bien distorsionada, o bien nada en absoluto) dentro de túneles o en calles estrechas. Ten en cuenta que, si quieres tener la mejor señal posible, es probable que tengas que poner una antena en el exterior del coche para asegurarte de no perder cobertura en ningún momento. Si prefieres ganar en estética, los GPS portátiles tienen una antena interior, aunque menos cobertura.

Pantalla

A la hora de fijarte en la pantalla de tu GPS, lo primero que tienes que escoger es algo muy importante: El tamaño de ésta, para poder meter el nombre de destino más fácilmente y poder ver lo que tenemos enfrente en una resolución más alta. Claro está, la pantalla debe variar si lo utilizamos en un medio de transporte u otro, algo en lo que también depende su uso (si estamos utilizándolo todo el día o trabajamos con él, es mejor tener una pantalla más grande, para no distraernos mirando la pantalla). Además, debes fijarte en que la pantalla sea táctil, una gran solución hoy en día para poder pulsar el mapa, agrandar y reducir la imagen y escoger el lugar de destino manualmente.