Guía de Compra - Ropa Prémáma

Estilos

Elegante en el trabajo
Si eres una futura mamá activa, debes saber adaptar tu vestuario profesional a la evolución de tu embarazo. Puedes perfectamente conservar tu estilo propio de manera cómoda y elegante. Las marcas especializadas en ropa de embarazo tienen colecciones preciosas para mujeres que trabajan. Encontrarás pantalones para todos los gustos, rectos con cintura baja o pitillos con cintura alta elástica, confeccionados en materiales agradables. Asimismo, existe una gama extensa de faldas: con pliegues en tela jersey fluida, por la rodilla con cintura regulable o portafolio. Las podrás combinar fácilmente con blusas de volantes o túnicas ligeras, chalecos largos de corte masculino o chaquetas de traje de un solo botón. Con un abrigo de mangas ¾ corte trapecio, una capa de ultima moda, un suéter largo con cinturón de lana gruesa, o un poncho de alpaca, podrás abrigarte mientras dejas que tu barriguita crezca libremente. ¡Mucho cuidado con las piernas pesadas! Elige tus zapatos con cuidado: ya sean botas o escarpines, trata en lo posible de no usar tacones de más de 5cm.

La reina de la fiesta
El hecho de que estés embarazada no implica el fin de tu vida social. No te preocupes, actualmente puedes encontrar prendas de noche preciosas para resaltar tus curvas femeninas. En cualquier estación, usa y abusa de los vestidos: largos, cortos, baloon o imperio, de jersey de algodón o de seda. Quedan ideales con unas bailarinas. Para las noches más fashion, opta por un look más rockero: top sin mangas de fantasía (con bordado de lentejuelas, con impresiones, etc.), camisa oversize o chaleco masculino con unos leggings brillantes.

Lista para el deporte
Durante el embarazo la actividad física es altamente recomendable, aun si no eres para nada una deportista de alto nivel. Paseos, gimnasia suave, pilates, yoga y aqua gym suelen ser muy buenas opciones de preparación para el parto. Para estas actividades podrás encontrar pantalones elásticos de cintura alta, leggings, shorts de tiro bajo, camisetas largas y ceñidas de bambú, chaquetas largas con cremallera y capucha, etc. La natación es un deporte muy recomendado, ya que mejora el rendimiento del corazón sin causar molestias lumbares. Las sirenas encontrarán bañadores enteros (no son los mas prácticos), bikinis cómodos (bandeau o clásicos) con la parte de abajo ancha y la cintura baja, pero también los nuevos tankinis (altamente recomendables): son bañadores de dos piezas compuestos de camiseta (de lycra con tirantes ajustables y sujetador incorporado) y parte de abajo, o shorty, reforzado al nivel del vientre para un mejor sostén. Otra ventaja: protegen la barriga del sol. No te olvides de los sujetadores de deporte. Las fibras elásticas de tus pechos son frágiles y necesitan un buen soporte, especialmente si vas a hacer ejercicio que implique movimientos bruscos o saltos. Las zapatillas de deporte deberán ser también de buena calidad para preservar tu espalda y articulaciones gracias a una buena amortiguación.

Refinada en el hogar
El embarazo y la llegada de tu bebé son momentos propicios para disfrutar de la intimidad de tu hogar. Pero ¡no caigas en la tentación de la camiseta desteñida y el viejo pantalón de chándal! Actualmente en materia de “lounge wear” puedes encontrar bonitas opciones suaves y mullidas. Pantalones de algodón natural, vaqueros de mezclilla fina, pantalones carrot, vestidos, camisetas de algodón fino, suéteres de escote bailarina en cachemir y, porque no, pantalones de chándal de punto stretch, pero eso sí, ceñidos al cuerpo. Los leggings son otra opción interesante: los puedes llevar por debajo de la barriga, con blusas amplias o camisetas largas marineras, y hasta las podrás volver a usar después del parto. En tu casa, relaja tus pies calzando bailarinas de seda, bonitas pantuflas, babuchas de cuero o sandalias chinas.

Materiales y cortes

Entre el algodón y la muselina: la tela
Cuando una piensa en ropa de embarazo lo primero que viene a la mente es la flexibilidad. Tu vestuario debe adaptarse a la evolución de tu vientre, lo que implica mucha elasticidad. Hoy en día existe un abanico de telas “inteligentes” que combinan elastano o spandex con algodón, lycra, jersey, etc. ¡Ojo! Huye de las telas 100% sintéticas, que toleran muy mal la transpiración. Los calores repentinos son frecuentes en la mujer embarazada. Recuerda que durante el embarazo tu piel estará aun más sensible: opta por materias naturales y ligeras. Algodón, lino, seda y muselina son perfectos para el verano. Cuando refresque el tiempo, elige la pana, el cachemir o el jersey de lana, te mantendrán caliente ajustándose perfectamente a tu cuerpo.

Amplios o rectos: todo sobre los cortes
A la hora de escoger tu ropa de maternidad, el criterio principal es la adaptación de la prenda a la evolución de tu cuerpo. Opta por vestidos imperio, con el corte por debajo del busto y con caída amplia, vestidos trapecio cortos, túnicas fluidas y vestidos-suéter: gracias a ese tipo de corte tu vientre podrá crecer con libertad sin que tengas que cambiar de talla. Invierte en unos vaqueros de buen corte con elástico suave doblado (ten mucho cuidado con los roces y las irritaciones) y unos pantalones rectos negros de tiro bajo de maternidad con cintura ajustable.

Detalles

A mano o a máquina: el lavado
Lee atentamente las indicaciones del fabricante en la etiqueta, ¡evita que tu prenda se encoja y se vuelva ropa de bebé! Hay ciertas prendas que tienes que lavar a mano o a máquina en un programa para prendas delicadas. Piensa sobretodo en el detergente que utilices. Renuncia a los suavizantes que contengan substancias alergénicas y prueba los detergentes ecológicos, o simplemente lava con jabón de Marsella. Te conviene adoptar esta costumbre, ya que será obligatoria para la ropa de tu bebé. Cuando planches, no abuses de las aguas perfumadas ni de los sprays de almidón: tu piel sensible puede reaccionar mal. Un secreto de abuela: plancha tu ropa, ya que el calor “mata” las posibles bacterias y refuerza las fibras.

La suavidad en los colores
Las embarazadas lucen radiantes. Todos los colores son entonces posibles. Puedes apostar por los colores sobrios como el negro, el blanco (crema, marfil) o el gris. Es común que las embarazadas prefieran los colores suaves (lavanda, lila, rosa, anís, melocotón) a los coloridos chillones. Los colores pastel resaltan el color de tu piel y los tonos tierra (arena, ocre, miel, chocolate, café) revelarán en ti a la madre naturaleza. Trata de evitar los estampados, que tienden, por efecto óptico, a engordar la figura, y opta por los escoceses (para las camisas largas o camisolas) y las rayas marineras.

Accesorios

Los zapatos: no a la tortura
No es ningún secreto: vas a ganar peso, se te van a hinchar los pies, y ¡hasta puede que llegues a calzar un número más! En estas condiciones, lo mas aconsejable son los zapatos planos, o si no tus tacones no deben superar los 5cm. Las bailarinas y los mocasines (que vuelven con mucha fuerza este año) son tus mejores aliados. Elige los de cuero suave (flor de cuero, gamuza), de un solo tono o de colores. En verano, las sandalias son un bello complemento para todas tus prendas, con tiritas, de plataforma, romanas y hasta zuecos, muy de moda esta temporada. Para el invierno elige botines, low boots o botas de montar.

La ropa interior de maternidad, entre sujeción y encanto
Los cambios hormonales transforman tu cuerpo, y tu ropa interior es lo primero que deberá evolucionar en tu armario. Tu busto será puesto a prueba durante el embarazo: un sujetador adaptado será absolutamente indispensable para asegurarte el máximo confort. En general, los sujetadores de embarazo vienen con clips que te permiten abrir y cerrar las copas para la futura lactancia. Están reforzados para sostener mejor el busto. Los tirantes están cosidos a los refuerzos para evitar que estos se resbalen hacia atrás cuando se abren las copas. Puesto que tus pechos estarán sensibles, elige copas preformadas (sin costuras). La espalda y los tirantes tienen que ser extensibles y regulables en diferentes posiciones. En lo que concierne las bragas, mas allá de los culottes clásicos de cintura alta, han surgido nuevas formas adaptadas, como boxers, shorties y hasta tangas de maternidad de cintura baja. Encontrarás igualmente bragas de maternidad, antibacterianas y también descartables. Para las futuras mamás sexys, existen opciones muy femeninas como los tangas de cintura baja, los sujetadores push-up de maternidad, camisones de seda, baby dolls, etc.

Los cinturones de embarazo
Te encantarán los prácticos cinturones y bandas stretch de embarazo (sin costuras, de elastano o bambú, antiestáticos, antibacterianos). Superpuestos a un top o una camiseta, te permitirán alargar el tiempo de uso de tu ropa. Sobrios, divertidos o elegantes, te acompañarán durante todo tu embarazo.