Vinotecas

Guía de Compra - Bodegas y Vinotecas

Bodega o Vinoteca

Bodega
Una bodega es muy diferente a una vinoteca: La bodega es un lugar dedicado en la casa, una habitación que precisa mucho espacio en casa. Espacio que, además, es mucho más caro acondicionar, buscando la humedad necesaria, la temperatura perfecta y, en general, un lugar con diferentes temperaturas para guardar cada vino tal y como merece estar para su buena conservación. Si una bodega, pues, se hace de forma correcta, se debe tener un gran número de botellas en un espacio grande (y caro, ya que debe añadirse la tecnología apropiada). En caso de no tener dinero suficiente, lo normal es tirar por una vinoteca.

Vinoteca
Una vinoteca es un armario refrigerado para vinos, de menor tamaño que una bodega y que puede cumplir una función estética además de la obvia: Salvaguardar los vinos procurando que siempre estén en su momento óptimo para el consumo. Aunque siempre se ha considerado que una vinoteca es propia de la clase alta, lo cierto es que es más asequible y útil de lo que parece. Ten en cuenta que el vino evoluciona positivamente cuando hay poca variación de la temperatura, pero se debe probar a otro punto diferente de temperatura. Así, deberás pensar para qué quieres tu vinoteca: Para consumir el vino (para lo que necesitaremos una vinoteca más bien pequeña) o para mantenerlo en condiciones si no pretendemos consumir algunas botellas en medio año aproximadamente (para lo que podemos comprar grandes vinotecas de hasta 100 botellas). La elección es tuya.

Como elegir

Tamaño y estética
Para encontrar una vinoteca, hay que encontrar un equilibrio estético y personal. Antes de comprar, debes pensar en la cantidad de vino que vas a comprar. La idea es que la vinoteca esté siempre prácticamente llena. No puedes tener la vinoteca falta de botellas, de la misma forma que no puedes quedarte corto y tener que dejar el vino fuera. Además de pensar en el tamaño tienes que pensar en el color (negro, madera, plateada…), el tipo de puerta y cómo puedes jugar con la estética del lugar para que no parezca un añadido a última hora.

Dónde colocarla
Obviamente, la estética siempre tiene que estar ligada al lugar donde se ponga tu bodega o vinoteca, que tiene muchos otros aspectos a tener en cuenta. Para empezar, la luz del sol no debe tocarla directamente, ni se debe empotrar en lugares, ya que se debe dejar una ventilación de al menos 3 centímetros por cada lado, teniendo mucho cuidado de no ponerla junto a otros electrodomésticos vibratorios, ya que estas vibraciones pueden dañar el vino. Sobre la temperatura de la habitación en la que la pongamos, no debe pasar los treinta grados. Además, si puedes, debes colocarla en un lugar insonorizado o lejano al salón o el dormitorio, ya que es un poco ruidosa, especialmente en verano.

Estancia

Filtros de oscuridad
Una vez hayas elegido su ubicación, tienes que volver a comprobar que esté ubicado en un lugar donde no pueda llegar la luz del sol. Si no se puede, intenta comprar un modelo con filtros de oscuridad en la puerta o, más sencillo, cristales tintados. Ten en cuenta que solo de esta manera podrás tener el vino perfecto, por lo que merece la pena gastarse un poco más de dinero en estas puertas con filtros especiales.

Temperatura del vino
Cada vino precisa un tipo diferente de temperatura. Si solo queremos tener un tipo de vino en nuestra vinoteca, no hay ningún problema con un modelo simple, que dé a todas las botellas las mismas características de mantenimiento y conservación. Por el contrario, si queremos tener vinos de más de una clase, no quedará otra que comprar un aparato con más de un termostato. Tan fácil como crear dos temperaturas diferentes dentro de la vinoteca. Además, hay nuevos modelos que pueden resultar interesantes para el más derrochador, y que cuenta con una pantalla LCD que avisa de la temperatura del vino, un sistema de descongelación o iluminación LED. Además, tienen humificadores especiales para productos como los vinos de gran calidad o los lugares para meter los puros.

A tener en cuenta

Con semiconductor o compresor
El vino necesita reposo para poder estar en condiciones óptimas para su consumo. Para ello se deben evitar fallos de ventilación y posibles vibraciones. A tal efecto, se recomiendan los modelos con semiconductor, que eliminan por completo las vibraciones, mantienen mejor la temperatura y tienen un nivel de ruido bajo y son respetuosas con el medio ambiente. A cambio, la vinoteca tardará más en alcanzar la temperatura perfecta  y en lugares calurosos no funcionará demasiado bien. La otra opción son los modelos con compresor, que tienen más poder refrigerante y pueden usarse para todo tipo de vinos (al contrario que los modelos con semiconductor, que solo permiten el uso de vino tinto), además de dejarse llevar menos por la temperatura ambiente, convirtiéndose en máquinas perfectas para lugares calurosos. A cambio produce pequeñas vibraciones que pueden dañar el vino a largo plazo y su ruido es notoriamente mayor, a pesar de que las más avanzadas apenas se oyen.

Movilidad de las repisas
Hay que tener muy en cuenta qué tipo de material se usa en las vinotecas que tenemos y, además, hasta qué punto pueden moverse. Hay que tratar de que el armario no dificulte el movimiento de las botellas y que estas no puedan caer. Además, es preferible que estas baldas puedan moverse y cambiar su disposición para poder tener diferentes tamaños de botellas, configurando las zonas de diferentes formas. Además, si estas baldas pueden ser de madera, es algo que resulta mejor para el vino, ya que, al ser porosa, favorece la ventilación y, por tanto, mantiene la calidad del vino.