Guía de compra - Decoración

Estilo moderno

A la hora de escoger el estilo perfecto para decorar tu hogar, debes tener en cuenta alguno de los estilos básicos. Por ejemplo, el estilo moderno, para el que deberemos crear un ambiente espacioso con no demasiados muebles, y una buena disposición de estos. Ten en cuenta que el estilo moderno es austero y está repleto de líneas rectas y geométricas, algo que puede no gustar para aquellos que buscan un ambiente más caluroso. El estilo moderno destaca por utilizar estilos de color unitarios para que así no de una impresión de frialdad. Si quieres una decoración moderna, debes escoger muebles que se centren en la eficiencia y realizados con materiales un poco diferentes, como el cuero.

Estilo tradicional

Si quieres una decoración más tradicional debes comprar muebles inspirados en las formas y las clases de antaño. Ten en cuenta que hay muchos estilos dentro del tradicional, y solo tú debes escoger el que más te guste, desde el Art Decó hasta el estilo Luis XV. Este estilo de decoración destaca por un mobiliario más conservador y formal, por lo que suele ser más habitual en casas que quieren dar una impresión de riqueza clásica. Se recomiendan las curvas y los colores tranquilos, principalmente provenientes de maderas oscuras. Para terminar la decoración, telas como la seda quedarán estupendamente en tu hogar, así como las antigüedades propias de la época.

Estilo ecléctico

El estilo ecléctico mezcla los dos anteriores y muchos más, como el estilo campestre, tomando prestado de aquí y de allá y juntando textiles, muebles y colores variados, sumando lo clásico con lo más novedoso y formando así un estilo individualista que, bien realizado, llamará la atención de todo el mundo. El gran problema del estilo ecléctico es que puede no resultar bonito a la vista si no se combina bien. Entre estos accesorios que forman una decoración ecléctica pueden entrar objetos variados del mundo, obras de arte e incluso piezas que tengan un valor sentimental para su propietario. Ten en cuenta, claro está, que es tu hogar, y no un museo, por lo que debe ser vital para ti poder estar cómodo, para lo que precisarás un orden dentro del hogar, perfecto para que no parezca un lugar demasiado confuso.

Elegir tu estilo

En primer lugar, antes de decidir cómo quieres decorar tu hogar, debes fijarte en cómo es, en sus dimensiones y en cómo está distribuido todo en un principio. Después, se definirán usos y necesidades de la decoración, pensando siempre en cuántas personas habitarán el hogar y qué harán en él. Una vez sabido esto y teniendo claro el estilo que se quiere poner en la casa (o el que la casa pide), escogeremos los artículos decorativos, si es posible, con un decorador cerca que pueda darnos consejos sobre lo acertado o equivocado de nuestras decisiones. La clave básica de todo es pensar cómo queremos que quede nuestra casa y ponerse manos a la obra para no conformarse con lo primero que veamos. ¡El resultado merecerá la pena!